Gen
Ex
Lev
Num
Deut
Jos
Jue
Rut
1 Sam
2 Sam
1 Re
2 Re
1 Cró
2 Cró
Esd
Neh
Tob
Jdt
Est
Job
Sal
Prov
Ecles
Cant
Sab
Sir
Isa
Jer
Lam
Bar
Ezeq
Dan
Os
Joel
Amós
Abd
Jon
Miq
Nah
Hab
Sof
Ag
Zac
Mal
1 Mac
2 Mac
SALMO de David, cuando se desfiguró delante del Rey Achimelech, el cual le echó de si, con lo que David se escapó. 2 Alabaré al Señor en todo tiempo, no cesarán mis labios de pronunciar sus alabanzas. 3 En el Señor se gloriará mi alma. Oiganlo los humildes, y se consuelen. 4 Engrandeced conmigo al Señor, y todos a una ensalcemos su Nombre. 5 Acudí solícitamente al Señor, y me oyó, y me sacó de todas mis tribulaciones. 6 Acercaos vosotros a él, y os iluminará, y no quedaréis sonrojados. 7 Clamó este pobre, y el Señor le oyó, y lo libró de todas sus angustias. 8 El ángel del Señor asistirá alrededor de los que le temen, y los librará del mal.


9 Gustad y ved cuán suave es el Señor; bienaventurado el hombre que en él confía. 10 Temed al Señor todos vosotros sus santos; porque nada falta a los que temen. 11 Los ricos padecieron necesidad y hambre; pero a los que buscan al Señor no les faltará bien alguno.


12 Venid, hijos, escuchadme, que yo os enseñaré el temor del Señor.
13 ¿Quién es el hombre que apetece vivir, y que desea ver días dichosos?


14 Pues para esto guarda pura tu lengua de todo mal, y no profieran tus labios ningún embuste. 15 Huye del mal, y obra el bien; busca la paz, y empéñate en alcanzarla. 16 El Señor tiene fijos sus ojos sobre los justos, y atentos sus oídos a las plegarias que le hacen.


17 Y el rostro del Señor está observando a los que obran mal, para extirpar de la tierra la memoria de ellos. 18 Clamaron los justos, y los oyó el Señor, y los libró de todas sus aflicciones. 19 El Señor está al lado de los que tienen el corazón atribulado; y él salvará a los humildes de espíritu. 20 Muchas son las tribulaciones de los justos; pero de todas los librará el Señor. 21 De todos los huesos de ellos tiene el Señor sumo cuidado; ni uno solo será quebrantado. 22 Funestísima es la muerte de los pecadores; y los que aborrecen al justo quedarán destruidos. 23 El Señor redimirá las almas de sus siervos, y no perecerán los que en él esperan.

Mt

Mc

Lc

Jn

Hech

Rom

1 Cor

2 Cor

Gál

Efes

Fil

Col

1 Tes

2 Tes

1 Tim

2 Tim

Tit

Filem

Heb

Sant

1 Ped

2 Ped

1 Jn

2 Jn

3 Jn

Judas

Apoc

 

Padre
Hijo
Espíritu Santo
Ángeles
Satanás
Comentario
Referencia
Ilustración
Atlas