Gen
Ex
Lev
Num
Deut
Jos
Jue
Rut
1 Sam
2 Sam
1 Re
2 Re
1 Cró
2 Cró
Esd
Neh
Tob
Jdt
Est
Job
Sal
Prov
Ecles
Cant
Sab
Sir
Isa
Jer
Lam
Bar
Ezeq
Dan
Os
Joel
Amós
Abd
Jon
Miq
Nah
Hab
Sof
Ag
Zac
Mal
1 Mac
2 Mac
PARA el fin: por el auxilio de la mañana, Salmo de David. 2 ¡Oh Dios!, ¡oh Dios mío, vuelve a mí tus ojos! ¿Por qué me has desamparado? Los gritos de los pecados míos alejan de mí la salud.


3 Clamaré, oh Dios mío, durante el día, y no me oirás; clamaré de noche, y no por mi culpa. 4 Tú habitas en la santa morada, tú, ¡oh gloria de Israel! 5 En ti esperaron nuestros padres; esperaron en ti, y tú los libraste. 6 A ti clamaron, y fueron puestos a salvo. Confiaron en ti, y no tuvieron por qué avergonzarse. 7 Bien que yo soy un gusano, y no un hombre; el oprobio de los hombres, y el desecho de la gente. 8 Todos los que me miran, hacen mofa de mí con palabras y con meneos de cabeza, diciendo:


9 En el Señor esperaba que le liberte; sálvele, ya que tanto le ama.


10 Sin embargo, tú eres quien me sacó del seno materno; y mi esperanza desde que yo estaba colgado de los pechos de mi madre. 11 Desde las entrañas de mi madre fui arrojado en tus brazos; desde el seno materno te tengo por mi Dios. 12 No te apartes de mí; porque se acerca la tribulación, y no hay nadie que me socorra.
13 Cercado me han novillos en gran número; recios y bravos toros me han sitiado. 14 Abrieron su boca contra mí, como león rapante y rugiente. 15 Me he disuelto como agua, y todos mis huesos se han dispersado. Mi corazón está como una cera, derritiéndose dentro de mis entrañas. 16 Todo mi verdor se ha secado, como un vaso de barro cocido; mi lengua se ha pegado al paladar; y me vas conduciendo al polvo del sepulcro. 17 Porque me veo cercado de una multitud de rabiosos perros: me tiene sitiado una turba de malignos. Han taladrado mis manos y mis pies.


18 Han contado mis huesos uno por uno. Se pusieron a mirarme despacio, y a observarme. 19 Repartieron entre sí mis vestidos y sortearon mi túnica.


20 Mas tú, oh Señor, no me dilates tu socorro; atiende luego a mi defensa. 21 Libra mi vida, oh Dios, de la espada; y de las garras de los canes de mi alma. 22 Sálvame de la boca del león; salva de las astas de los toros mi pobre alma. 23 Anunciaré tu santo Nombre a mis hermanos; publicaré tus alabanzas en medio de tu pueblo.


24 Oh, vosotros que teméis al Señor, alabadle; glorificadle vosotros, descendientes todos de Jacob .
25 Témale todo el linaje de Israel, porque no despreció ni desatendió la súplica del pobre, ni apartó de mí su rostro; antes así que clamé a él, luego me oyó. 26 A ti se dirigirán mis alabanzas; en presencia de los que le temen cumpliré yo mis votos. 27 Los pobres comerán y quedarán saciados; y los que buscan al Señor le cantarán alabanzas; sus corazones vivirán por los siglos de los siglos. 28 Se acordará de los beneficios recibidos, y se convertirá al Señor toda la extensión de la tierra; y se postrarán ante su acatamiento las familias todas de las gentes. 29 Porque del Señor es el reino; y él tendrá el imperio de las naciones. 30 Comieron, y le adoraron todos los ricos de la tierra; ante su acatamiento se postrarán todos los mortales. 31 Y mi alma vivirá para él, y a él servirá mi descendencia. 32 Será contada como la del Señor la generación venidera; y los cielos anunciarán la justicia de él al pueblo que nacerá, formado por el Señor.

Mt

Mc

Lc

Jn

Hech

Rom

1 Cor

2 Cor

Gál

Efes

Fil

Col

1 Tes

2 Tes

1 Tim

2 Tim

Tit

Filem

Heb

Sant

1 Ped

2 Ped

1 Jn

2 Jn

3 Jn

Judas

Apoc

 

Padre
Hijo
Espíritu Santo
Ángeles
Satanás
Comentario
Referencia
Ilustración
Atlas