Gen
Ex
Lev
Num
Deut
Jos
Jue
Rut
1 Sam
2 Sam
1 Re
2 Re
1 Cró
2 Cró
Esd
Neh
Tob
Jdt
Est
Job
Sal
Prov
Ecles
Cant
Sab
Sir
Isa
Jer
Lam
Bar
Ezeq
Dan
Os
Joel
Amós
Abd
Jon
Miq
Nah
Hab
Sof
Ag
Zac
Mal
1 Mac
2 Mac
PARA el fin: sobre los Cánticos. Salmo de inteligencia de David. 2 Oye benigno, ¡oh Dios!, mi oración, y no desprecies mi humilde súplica. 3 Atiende a mi ruego, y escúchame. Me he llenado de tristeza en mi afán, y la turbación se ha apoderado de mí, 4 a la gritería de mi enemigo, y por la persecución de los malvados. Porque me han achacado a mí la iniquidad, y me acosan con sus furores. 5 Me tiembla el corazón en el pecho; y el pavor de la muerte me ha sobrecogido. 6 El temor y temblor se han apoderado de mí, y me hallo cubierto de tinieblas. 7 Por esta razón he dicho: ¡Oh, quién me diera alas como a la paloma para echar a volar, y hallar reposo! 8 He aquí que me alejaría huyendo, y permanecería en la soledad. 9 Allí esperaría a aquel que me salvará del abatimiento de ánimo y de tempestad. 10 Precipítalos, Señor, divide sus dictámenes; pues veo que la ciudad está llena de iniquidad y discordia. 11 Día y noche va dando vueltas sobre sus muros la iniquidad. En medio de ella habita la opresión 12 y la injusticia; no se apartan de sus plazas la usura y el fraude.
13 En verdad que si me hubiese llenado de maldiciones un enemigo mío, lo hubiera sufrido con paciencia y si me hablase con altanería los que me odian, podría acaso haberme guardado de ellos. 14 Mas tú ¡oh hombre, que aparentabas ser otro yo, mi guía, y mi amigo! 15 Tú que conmigo tomabas el dulce alimento, que andábamos de compañía en la casa de Dios... ¡Ah! 16 Que los arrebate la muerte; y desciendan vivos al infierno; ya que todas las maldades se albergan en sus moradas, en medio de su corazón. 17 Pero yo he clamado a Dios, y el Señor me salvará. 18 Tarde y mañana y al mediodía contaré y expondré al Señor mis necesidades, y él oirá benigno mi voz. 19 Sacará a paz y salvo mi vida de los que me asaltan, conjurados en compañía de muchos para perderme. 20 Dios me oirá; y aquel que existe antes de todos los siglos los humillará. Ellos están obstinados, y no tienen temor de Dios. 21 Ha extendido el Señor la mano para darles su merecido. Profanaron su alianza; 22 han sido disipados a vista de su rostro airado, y su corazón los alcanzó y castigó. Sus palabras son más suaves que el aceite; pero en realidad son dardos. 23 Arroja en el seno del Señor tus ansiedades, y él te sustentará; no dejará al justo en agitación perpetua.


24 Al contrario tú, ¡oh Dios!, dejarás caer a aquellos en el pozo de la perdición. Los hombres sanguinarios y alevosos no llegarán a la mitad de sus días; pero yo, ¡oh Señor!, tengo puesta en ti mi esperanza.

Mt

Mc

Lc

Jn

Hech

Rom

1 Cor

2 Cor

Gál

Efes

Fil

Col

1 Tes

2 Tes

1 Tim

2 Tim

Tit

Filem

Heb

Sant

1 Ped

2 Ped

1 Jn

2 Jn

3 Jn

Judas

Apoc

 

Padre
Hijo
Espíritu Santo
Ángeles
Satanás
Comentario
Referencia
Ilustración
Atlas