Gen
Ex
Lev
Num
Deut
Jos
Jue
Rut
1 Sam
2 Sam
1 Re
2 Re
1 Cró
2 Cró
Esd
Neh
Tob
Jdt
Est
Job
Sal
Prov
Ecles
Cant
Sab
Sir
Isa
Jer
Lam
Bar
Ezeq
Dan
Os
Joel
Amós
Abd
Jon
Miq
Nah
Hab
Sof
Ag
Zac
Mal
1 Mac
2 Mac
SALMO de David, estando en el desierto de Iduméa 2 ¡Dios mío, oh mi Dios!, a ti aspiro, y me dirijo desde que apunta la aurora. De ti está sedienta el alma mía. ¡Y de cuántas maneras lo está también este mi cuerpo! 3 En esta tierra desierta, intransitable y sin agua, me pongo en tu presencia, como si me hallara en el santuario, para contemplar tu poder y la gloria tuya. 4 Más apreciable es que mil vidas tu misericordia; por tanto se ocuparán mis labios en tu alabanza. 5 Por esto te bendeciré toda mi vida, y alzaré mis manos invocando tu Nombre. 6 Quede mi alma bien llena de ti, como de un manjar jugoso; y entonces con labios que rebosen de júbilo, te cantará mi boca himnos de alabanza. 7 Me acordaba de ti en mi lecho; en ti meditaba luego que amanecía; 8 pues tú eres mi amparo, y a la sombra de tus alas me regocijaré. 9 En pos de ti va anhelando el alma mía; me ha protegido tu diestra. 10 En vano han buscado cómo quitarme la vida; entrarán en las cavernas más profundas de la tierra: 11 Entregados serán a los filos de la espada; serán pasto de las zorras. 12 Entretanto el rey se regocijará en Dios: loados serán aquellos que le juran; porque quedó así tapada la boca de todos los que hablaban inicuamente.

Mt

Mc

Lc

Jn

Hech

Rom

1 Cor

2 Cor

Gál

Efes

Fil

Col

1 Tes

2 Tes

1 Tim

2 Tim

Tit

Filem

Heb

Sant

1 Ped

2 Ped

1 Jn

2 Jn

3 Jn

Judas

Apoc

 

Padre
Hijo
Espíritu Santo
Ángeles
Satanás
Comentario
Referencia
Ilustración
Atlas