Gen
Ex
Lev
Num
Deut
Jos
Jue
Rut
1 Sam
2 Sam
1 Re
2 Re
1 Cró
2 Cró
Esd
Neh
Tob
Jdt
Est
Job
Sal
Prov
Ecles
Cant
Sab
Sir
Isa
Jer
Lam
Bar
Ezeq
Dan
Os
Joel
Amós
Abd
Jon
Miq
Nah
Hab
Sof
Ag
Zac
Mal
1 Mac
2 Mac
PARA el fin: á los hijos de Coré, Salmo. 2 Oíd estas cosas, naciones todas; estad atentos vosotros todos los que habitáis la tierra;


3 así los que sois plebeyos, como los que sois nobles, juntos los ricos y los pobres. 4 Mi boca proferirá sabiduría, y la meditación de mi espíritu prudencia. 5 Tendré atento el oído a la parábola o inspiración divina; al son del salterio descifraré mi enigma.


6 ¿Qué es, pues, lo que he de temer yo en el aciago día? La iniquidad de mis pasos que me cercará por todos lados. 7 ¡Ay de aquellos que confían en su poder, y se glorian en sus riquezas!


8 El hermano no redime, ¿cómo redimirá otro hombre? Ninguno podrá ofrecer a Dios cosa que le aplaque, 9 ni precio alguno en rescate de su alma, sino que penará para siempre.


10 Y no obstante, vivirá perpetuamente. 11 No verá él la muerte, cuando ha visto que mueren aun los sabios. ¡Ah!, el insensato y el necio, como todos, perecerán, y dejarán a los extraños sus riquezas, 12 y el sepulcro será su eterna habitación, y sus pabellones pasarán de una a otra generación; esos hombres que dieron sus nombres a sus tierras, pensando eternizarse.
13 Y el hombre, constituido en honor, no ha tenido discernimiento; se ha igualado con las bestias, y se ha hecho como uno de ellas. 14 Este proceder suyo es causa de su perdición; y con todo habrá venideros que se complacerán en alabarle. 15 Como los rebaños de ovejas serán metidos en el infierno; la muerte se cebará en ellos eternamente. Y los justos tendrán el dominio sobre ellos; y no habrá socorro que les valga en el infierno, después de su pasada gloria. 16 Dios redimirá mi alma del poder del infierno, cuando él me recoja de este mundo. 17 Tú no te turbes por más que un hombre se haga rico, y crezca el fausto de su casa. 18 Puesto que cuando muera nada llevará consigo, ni le seguirá su gloria.


19 Porque mientras él viva, será alabado; y él te bendecirá cuando le hicieres bien. 20 Entrará al lugar de sus padres, y ya no verá jamás la luz. 21 Porque el hombre, constituido en honor, no tuvo discernimiento; se ha igualado con los irracionales, y se ha hecho semejante a ellos.

Mt

Mc

Lc

Jn

Hech

Rom

1 Cor

2 Cor

Gál

Efes

Fil

Col

1 Tes

2 Tes

1 Tim

2 Tim

Tit

Filem

Heb

Sant

1 Ped

2 Ped

1 Jn

2 Jn

3 Jn

Judas

Apoc

 

Padre
Hijo
Espíritu Santo
Ángeles
Satanás
Comentario
Referencia
Ilustración
Atlas