Gen
Ex
Lev
Num
Deut
Jos
Jue
Rut
1 Sam
2 Sam
1 Re
2 Re
1 Cró
2 Cró
Esd
Neh
Tob
Jdt
Est
Job
Sal
Prov
Ecles
Cant
Sab
Sir
Isa
Jer
Lam
Bar
Ezeq
Dan
Os
Joel
Amós
Abd
Jon
Miq
Nah
Hab
Sof
Ag
Zac
Mal
1 Mac
2 Mac
LA vida del hombre sobre la tierra es una perpetua guerra; y sus días son como los de un infeliz jornalero.


2 Como el siervo fatigado suspira por la sombra, y al modo que el jornalero aguarda con ansia el fin de su trabajo, 3 así he pasado yo meses sin sosiego, y estoy contando las noches trabajosas. 4 Si estoy acostado, digo: ¿Cuándo será de día, y me levantaré?; y luego de levantado, deseo que llegue la tarde; y quedo en un mar de dolores hasta comenzar otra noche. 5 Mi carne está cubierta de podredumbre y de costras de inmundo polvo; toda mi piel está seca y arrugada. 6 Mis días han corrido más velozmente de lo que el tejedor corta la urdimbre acabada la tela y han desaparecido sin esperanza de retorno. 7 Acuérdate, oh Dios mío, que mi vida es un soplo, y que no volverán a ver mis ojos la felicidad perdida, 8 ni me verá más humana vista porque tú has echado sobre mí una terrible mirada y ya no puedo subsistir más. 9 Como se disipa y desvanece una nube, así el que desciende al sepulcro no subirá, 10 ni volverá otra vez a su casa, ni lo conocerá más el lugar donde habitaba. 11 Por tanto daré libertad a mi lengua para lamentarse; hablaré de las angustias de mi espíritu; discurriré acerca de las amarguras de mi alma, 12 y diré al Señor: ¿Soy acaso un mar embravecido o alguna ballena o monstruo, para que me tengas encerrado como en una cárcel?
13 Si yo digo: Puesto en mi lecho hallaré consuelo, y experimentaré alivio en mi cama, hablando y discurriendo conmigo mismo, 14 tú me aterrarás con sueños espantosos, y me harás estremecer con horribles visiones. 15 Por esta causa mi alma quisiera más un patíbulo, y cualquier muerte para mis huesos. 16 Perdí las esperanzas de poder vivir más; ten lástima de mí, Señor, ya que mis días son nada. 17 ¿Qué es el hombre para que tú hagas de él tanto caso, o para que se ocupe de él tu corazón? 18 Le visitas al rayar el alba, y de repente lo atribulas. 19 ¿Hasta cuándo me has de negar tu compasión, sin permitirme respirar o tragar siquiera mi saliva? 20 Pequé, Señor; mas ¿qué haré yo para aplacarte, oh observador de los hombres? ¿Por qué me has puesto por blanco de tus enojos, tanto que ya me he hecho intolerable a mí mismo? 21 ¿Por qué no perdonas todavía mi pecado, y por qué no borras mi iniquidad? Mira que ya voy a dormir en el polvo del sepulcro, y cuando mañana me busques, ya no existiré en el mundo.

Mt

Mc

Lc

Jn

Hech

Rom

1 Cor

2 Cor

Gál

Efes

Fil

Col

1 Tes

2 Tes

1 Tim

2 Tim

Tit

Filem

Heb

Sant

1 Ped

2 Ped

1 Jn

2 Jn

3 Jn

Judas

Apoc

 

Padre
Hijo
Espíritu Santo
Ángeles
Satanás
Comentario
Referencia
Ilustración
Atlas