Gen
Ex
Lev
Num
Deut
Jos
Jue
Rut
1 Sam
2 Sam
1 Re
2 Re
1 Cró
2 Cró
Esd
Neh
Tob
Jdt
Est
Job
Sal
Prov
Ecles
Cant
Sab
Sir
Isa
Jer
Lam
Bar
Ezeq
Dan
Os
Joel
Amós
Abd
Jon
Miq
Nah
Hab
Sof
Ag
Zac
Mal
1 Mac
2 Mac
AÑADIÓ también Job, continuando su parábola, y dijo: 2 ¡Quién me diera volver a ser como en los tiempos pasados, como en aquellos días venturosos en que Dios me tenía bajo su custodia y amparo! 3 Entonces su antorcha resplandecía sobre mi cabeza, y guiado por esta luz caminaba yo seguro entre las tinieblas; 4 como fui en los días de mi mocedad, cuando Dios moraba secretamente en mi casa; 5 cuando el Todopoderoso estaba conmigo, y alrededor de mí toda mi familia; 6 cuando lavaba, por decirlo así, mis pies con la nata de la leche, y hasta las peñas me brotaban arroyos de aceite; 7 cuando salía a las puertas de la ciudad, y allí en la plaza me disponían un asiento distinguido. 8 Y viéndome los jóvenes se retiraban, y los ancianos se lavantaban y mantenían en pie. 9 Los magnates no hablaban más y cerraban sus labios con el dedo. 10 Quedaban sin hablar los capitanes, y con la lengua pegada al paladar. 11 Bienaventurado me llamaba todo el que oía mis palabras; y decía bien de mí cualquiera que me miraba; 12 pues yo había librado al pobre que gritaba por socorro; y al huérfano que no tenía defensor.
13 Me llenaba de bendiciones el que hubiera perecido sin mi auxilio; y yo confortaba el corazón de la viuda desolada. 14 Porque siempre me revestí de justicia y mi equidad me ha servido como de regio manto y diadema. 15 Era yo ojos para el ciego y pies para el cojo. 16 Era el padre de los pobres; y me informaba con la mayor diligencia de los pleitos de los desválidos, de que no estaba enterado. 17 Quebrantaba las quijadas a los malvados, y les sacaba la presa de entre sus dientes. 18 Con este tenor de vida decía yo: Moriré en paz en mi nido; y como la palma multiplicaré mis días. 19 Está mi raíz extendida junto a la corriente de las aguas, y el rocío descansará sobre mis ramos. 20 Se irá siempre renovando mi gloria, y mi arco, o el poder mío, será de cada día más fuerte en mis manos. 21 Los que me escuchaban estaban aguardando mi parecer, y atendían silenciosos mi consejo. 22 Ni una palabra se atrevían a añadir a las mías; y como rocío, así caían sobre ellos mis discursos. 23 Me aguardaban como a la lluvia los campos, y abrían su boca como hace la tierra seca a las aguas tardías o del otoño. 24 Si alguna vez me les mostraba risueño, de gozosos apenas lo creían; pero no quedaba sin fruto la alegría de mi semblante.
25 Si quería ir a sus reuniones, me sentaba en el primer lugar; y estando sentado como un rey rodeado de sus guardias, no por eso dejaba de ser el consolador de los afligidos.

Mt

Mc

Lc

Jn

Hech

Rom

1 Cor

2 Cor

Gál

Efes

Fil

Col

1 Tes

2 Tes

1 Tim

2 Tim

Tit

Filem

Heb

Sant

1 Ped

2 Ped

1 Jn

2 Jn

3 Jn

Judas

Apoc

 

Padre
Hijo
Espíritu Santo
Ángeles
Satanás
Comentario
Referencia
Ilustración
Atlas