Sagrada Biblia (Torres Amat)

Job Capítulo 34

CONTINUANDO Eliú su discurso, añadió lo siguiente: 2 Oíd, oh sabios, mis palabras; y vosotros, prudentes, prestadme atención; 3 puesto que el oído atento juzga de los razonamientos, como el paladar discierne por el gusto los manjares.

4 Examinemos bien entre nosotros el punto, y veamos de común acuerdo lo que sea más verdadero y acertado. 5 Es así que Job ha dicho: Yo soy justo, y Dios ha abandonado mi causa, 6 pues hay error en el juicio que de mí se ha hecho; violenta es la saeta que tengo atravesada, sin que haya en mí pecado alguno. Así ha hablado. 7 ¿Qué hombre hay, pues, semejante a Job que insulta, como quien bebe un vaso de agua; 8 que se asocia con los que obran la iniquidad, y sigue las sendas de los impíos? 9 Pues ha dicho: No será el hombre grato a Dios, por más que corra por los caminos del Señor. 10 Por tanto vosotros que sois varones cuerdos estadme atentos: Lejos de Dios toda impiedad, y del Todopoderoso toda injusticia. 11 Porque él ha de dar a las obras del hombre su pago merecido; y los ha de remunerar según la conducta de cada uno; 12 siendo como es verdad que Dios no condena sin razón, ni el Omnipotente trastorna jamás la justicia.

13 ¿Ha cedido él a algún otro sus veces sobre la tierra? ¿O a quién ha encargado gobernar el mundo que fabricó? 14 Si con su corazón airado se pusiese él a mirarle, se atraería otra vez a sí el espíritu y el aliento que le dio. 15 Toda carne perecería de un golpe, y el hombre se tornaría en polvo. 16 Ahora bien, si tú tienes entendimiento, atiende a lo que se dice, y escucha mis palabras. 17 ¿Por ventura puede ser capaz de curación el que no ama la justicia? Pues cómo tú condenas tanto a aquel Señor que es el justo por esencia? 18 A aquel que condena y castiga como prevaricadores a los mismos reyes, y como impíos a los grandes; 19 que no repara en que sean príncipes ni hace caso de que sean tiranos o poderosos, cuando pleitean contra el pobre; porque todos igualmente son hechura de sus manos.

20 Morirán de repente, y los pueblos a medianoche se alborotarán y andarán de una parte a otra, y acabarán sin el menor esfuerzo con los tiranos. 21 Porque los ojos de Dios observan los caminos de los hombres, y tiene él contados todos sus pasos.

22 No hay tinieblas, no hay sombras de muerte, que basten para ocultar a los que obran la iniquidad. 23 Pues no está en poder del hombre dejar de comparecer a juicio ante Dios. 24 El cual quitará de en medio a una multitud innumerable, y sustituirá otros en su lugar;

25 porque conoce bien sus fechorías; y por tanto prepara la noche en que serán aniquilados. 26 Los castigó como a impíos, a la vista de todo el mundo. 27 Porque, como de propósito, se alejaron de él; y no quisieron saber nada de todas sus disposiciones; 28 de suerte que hicieron subir hasta él los clamores de los miserables y el grito de los pobres. 29 Porque al que él concede la paz, o le perdona, ¿quién lo condenará? Y ¿quién amparará al que él abandona, ya sea nación, o bien un particular? 30 El es el que permite que entre a reinar un hipócrita o tirano, por causa de los pecados del pueblo. 31 Ahora, pues, ya que he hablado de Dios y en su defensa, no estorbaré que hables tú también lo que quieras.

32 Si he errado, enséñame el error; si me pruebas que he hablado la iniquidad, no diré nada más. 33 ¿Acaso te ha de pedir Dios a ti cuenta de mi discurso, que tanto te desagrada e inquieta? El hecho es que tú comenzaste a discurrir, y no yo; mas si sabes tú alguna cosa mejor, habla. 34 Pero yo quisiera escuchar a hombres de entendimiento, y hablar con gente sabia. 35 Porque Job ha hablado neciamente, y sus palabras no suenan buena doctrina. 36 Por lo mismo, oh Padre mío, sea Job atribulado hasta el fin; no dejes en paz a ese mal hombre.

37 Porque él añade a sus demás pecados la blasfemia; nosotros entretanto le estrecharemos, y entonces apele en sus discursos al juicio de Dios.
Padre
Hijo
Espíritu Santo
Ángeles
Satanás
Comentario
Referencia
Ilustración
Atlas