Gen
Ex
Lev
Num
Deut
Jos
Jue
Rut
1 Sam
2 Sam
1 Re
2 Re
1 Cró
2 Cró
Esd
Neh
Tob
Jdt
Est
Job
Sal
Prov
Ecles
Cant
Sab
Sir
Isa
Jer
Lam
Bar
Ezeq
Dan
Os
Joel
Amós
Abd
Jon
Miq
Nah
Hab
Sof
Ag
Zac
Mal
1 Mac
2 Mac
LLAMA, pues, algún defensor tuyo, si es que hay quien te responda, y vuelve tu vista a alguno de los santos. 2 Verdaderamente que al necio le mata la cólera, y al apocado le quita la vida la envidia. 3 Yo vi al necio bien arraigado; pero al instante maldije su aparente lozanía. 4 Estarán sus hijos muy lejos de la salud, o felicidad, y serán hollados en las puertas, sin que haya quien los defienda ni ampare. 5 Sus mieses las devorará un hambriento; y gente armada echará mano de él, y se le llevará cautivo, y hombres sedientos se sorberán sus riquezas. 6 Ninguna cosa sucede en el mundo sin motivo, que no brotan del suelo los trabajos. 7 Porque el hombre nace para trabajar y padecer, como el ave para volar. 8 Por tanto, yo rogaré al Señor, y enderezaré a Dios mi oración; 9 el cual hace cosas grandes e inescrutables y maravillas sin cuento; 10 que derrama la lluvia sobre la faz de la tierra, y todo lo riega con sus aguas; 11 que ensalza a los humildes, y alienta con prosperidades a los tribulados; 12 que disipa las maquinaciones de los malignos, para que sus manos no puedan completar lo que comenzaron;
13 que prende a los astutos con las mismas redes de ellos, y desvanece los designios de los malvados,


14 de suerte que en pleno día se encontrarán en tinieblas, y a mediodía andarán a tientas como si fuese de noche. 15 Entretanto el Señor salvará al desvalido de la espada de sus lenguas, y al pobre de las manos del hombre violento. 16 No, no quedará frustrada la esperanza del mendigo, y los inicuos no osarán despegar sus labios. 17 Dichoso el hombre a quien el mismo Dios corrige; no desprecies, pues, la corrección del Señor.


18 Porque él mismo hace la llaga y la sana; hiere, y cura con sus manos. 19 A las seis tribulaciones te libertará, y a la séptima ya no tocará el mal. 20 El te salvará de la muerte en tiempo de hambre, y en la guerra del golpe de la espada. 21 Estarás a cubierto del azote de lenguas malignas, y no temerás la calamidad cuando viniere. 22 En medio de la desolación y la carestía general tú te reirás; no temerás las bestias salvajes; 23 antes bien estarán en alianza contigo hasta las piedras de los campos, y las bestias fieras del país serán para ti mansas, 24 y verás reinar la paz y abundancia en tu morada; y no cometerás falta en el gobierno de tu dichosa casa.
25 Verás también multiplicarse tu linaje, y crecer tu descendencia como la hierba del prado. 26 En fin, lleno de años entrarás en el sepulcro; al modo que el montón de trigo se recoge en las trojes a su debido tiempo. 27 Mira que lo que acabamos de exponerte es así como lo decimos; reflexiónalo, pues, y medítalo para contigo mismo.

Mt

Mc

Lc

Jn

Hech

Rom

1 Cor

2 Cor

Gál

Efes

Fil

Col

1 Tes

2 Tes

1 Tim

2 Tim

Tit

Filem

Heb

Sant

1 Ped

2 Ped

1 Jn

2 Jn

3 Jn

Judas

Apoc

 

Padre
Hijo
Espíritu Santo
Ángeles
Satanás
Comentario
Referencia
Ilustración
Atlas