Gen
Ex
Lev
Num
Deut
Jos
Jue
Rut
1 Sam
2 Sam
1 Re
2 Re
1 Cró
2 Cró
Esd
Neh
Tob
Jdt
Est
Job
Sal
Prov
Ecles
Cant
Sab
Sir
Isa
Jer
Lam
Bar
Ezeq
Dan
Os
Joel
Amós
Abd
Jon
Miq
Nah
Hab
Sof
Ag
Zac
Mal
1 Mac
2 Mac
PARÁBOLAS de Salomón , hijo de David, rey de Israel, 2 para aprender la sabiduría y la disciplina, 3 entender los consejos prudentes, y recibir la instrucción de la buena doctrina, la justicia, la rectitud y la equidad; 4 a fin de que los pequeñuelos adquieran sagacidad y discreción, y los mozos saber y entendimiento. 5 El sabio que escuchare estas parábolas se hará más sabio; y al que las entendiere le servirán de timón. 6 Atinará su significación y la interpretación de ellas; comprenderá los dichos de los sabios y sus enigmas. 7 El temor del Señor es el principio de la sabiduría. Los insensatos desprecian la sabiduría y la doctrina.

Loading...


8 Tú, ¡oh hijo mío!, escucha las correcciones de tu padre, y no deseches las advertencias de tu madre. 9 Ellas serán para ti como una corona para tu cabeza, y como un collar precioso para tu cuello. 10 Hijo mío, por más que te halaguen los pecadores, no condesciendas con ellos. 11 Si te dijeren: Ven con nosotros, pongámonos en acecho para matar al prójimo, armemos por mero antojo ocultos lazos al inocente, 12 traguémoslo vivo, como traga el sepulcro los cadáveres, y todo entero, como si cayese en una sima;
13 y encontraremos con su ruina toda suerte de riquezas, y henchiremos de despojos nuestras casas; 14 une tu suerte con la nuestra, sea una sola la bolsa de todos nosotros; 15 no sigas, oh hijo mío, sus pasos; guárdate de andar por sus sendas; 16 porque sus pies corren hacia la maldad, y van apresurados a derramar la sangre inocente.

Loading...


17 Mas en vano se tiende la red ante los ojos de los pájaros voladores. 18 Las asechanzas que arman los impíos, se convierten también a veces contra su propia vida, y sus maquinaciones y engaños sirven para perderse a sí mismos. 19 Así que el camino o la conducta que siguen todos los avarientos, lleva arrebatadamente sus almas a la perdición. 20 La sabiduría enseña en público; levanta su voz en medio de las plazas; 21 se hace oír en los concursos de gente; expone sus útiles documentos en las puertas de la ciudad, y dice a todos los hombres: 22 ¿Hasta cuándo, a manera de párvulos, habéis de amar las niñerías? ¿Hasta cuándo, necios, apeteceréis las cosas que os son nocivas; e imprudentes, aborrecéis la sabiduría? 23 Convertíos a la fuerza de mis reprensiones; mirad que os comunicaré mi espíritu y os enseñaré mi doctrina. 24 Mas ya que estuve yo llamando, y vosotros no respondistéis; os alargué mi mano y ninguno se dio por entendido;

Loading...


25 menospreciasteis todos mis consejos, y ningún caso hicisteis de mis reprensiones, 26 yo también miraré con risa vuestra perdición, y me mofaré de vosotros cuando os sobrevenga lo que temíais. 27 Cuando de improviso os asalte la calamidad, y la muerte se os arroje encima como un torbellino; cuando os acometa la tribulación y la angustia, 28 entonces me invocarán los impíos, y no los oiré; madrugarán a buscarme y no me hallarán, 29 en pena de haber aborrecido la instrucción y abandonado el temor de Dios, 30 desatendiendo mis consejos, y burlándose de todas mis correcciones. 31 Comerán, pues, los frutos de su mala conducta, y se saciarán de los productos de sus perversos consejos. 32 La indocilidad causará a los ignorantes su perdición; y aquella que neciamente creen ser su felicidad, será su ruina. 33 Mas el que me escuchare, reposará exento de todo temor, y nadará en la abundancia, libre de todo mal.

Mt

Mc

Lc

Jn

Hech

Rom

1 Cor

2 Cor

Gál

Efes

Fil

Col

1 Tes

2 Tes

1 Tim

2 Tim

Tit

Filem

Heb

Sant

1 Ped

2 Ped

1 Jn

2 Jn

3 Jn

Judas

Apoc

 

Padre
Hijo
Espíritu Santo
Ángeles
Satanás
Comentario
Referencia
Ilustración
Atlas