Gracias por visitarnos. Este sitio web ha sido establecido como un recurso gratuito para que la gente pueda acceder y estudiar la Palabra de Dios. El contenido de este sitio web es fielmente Católico. Si tiene cualquier comentario o sugerencias, asegúrese de hacérnoslo saber.
Nailing Christ to the Cross. Si no fuera Católico, y estuviera buscando la verdadera Iglesia Católica en el mundo de hoy, buscaría la Iglesia que no se llevara con el mundo, en otras palabras, buscaría una Iglesia odiada por el mundo. El motivo por el que haría esto es que si Cristo está en cualquiera de las Iglesias de hoy, Él aún sería odiado como lo fue cuando Él estaba de carne y hueso en la tierra. Si usted quiere encontrar a Cristo hoy, entonces encuentre la Iglesia que no se lleve bien con el mundo. Busque una Iglesia que sea odiada por el mundo, así como el mundo odió a Cristo. Busque la Iglesia que sea acusada de estar atrás de los tiempos, así como Nuestro Señor fue acusado de ser ignorante y de nunca haber aprendido. Busque la Iglesia de la que los hombres se burlen como si fuese inferior socialmente, así como se burlaban de Nuestro Señor porque vino de Nazaret. Busque a la Iglesia acusada de tener un Demonio, así como Nuestro Señor fue acusado de estar poseído por Belcebú, el Príncipe de los Demonios. Busque la Iglesia que el mundo rechace porque clama que es infalible, como Pilatos rechazó a Cristo porque se llamaba a Sí Mismo la Verdad. Busque la Iglesia que esté en medio de la confusión de los conflictos de opinión, sus miembros se aman como aman a Cristo, y respetan su voz como la verdadera voz de su Fundador, y la sospecha crecerá, de que la Iglesia es impopular con el espíritu del mundo, y por tanto no es mundana y si es no es mundana, entonces es mundana de otro tipo. Y ya que es mundana de otro tipo, es infinitamente amada como infinitamente odiada, como Cristo Mismo lo fue… La Iglesia Católica es la única Iglesia existente hoy en día que va hacia los tiempos mismos de Cristo. La historia es muy clara en este punto, por lo que es curioso a cuantos les falla esta obviedad.
- Arzobispo Fulton J. Sheen (A.D. 1895-1979)