Gen
Ex
Lev
Num
Deut
Jos
Jue
Rut
1 Sam
2 Sam
1 Re
2 Re
1 Cró
2 Cró
Esd
Neh
Tob
Jdt
Est
Job
Sal
Prov
Ecles
Cant
Sab
Sir
Isa
Jer
Lam
Bar
Ezeq
Dan
Os
Joel
Amós
Abd
Jon
Miq
Nah
Hab
Sof
Ag
Zac
Mal
1 Mac
2 Mac
BIENAVENTURADO el hombre que no deslizó en palabra que haya salido de su boca; y no es punzado por el remordimiento del pecado.


2 Feliz el que no tiene en su ánimo la tristeza que viene de la culpa, y no ha decaído de su esperanza en Dios. 3 Al hombre codicioso o avaro y agarrado de nada le sirven las riquezas; ¿y qué le aprovecha el oro al hombre mezquino? 4 El que amontona, cercenándoselo injustamente a sí mismo, para otros amontona, y un extraño se regalará con sus bienes. 5 ¿Para quién será bueno el que para sí mismo es mezquino, y no sabe gozar de sus bienes? 6 Quien es avaro contra sí mismo, es el hombre más ruin del mundo, y ya recibe el pago de su pasión perversa. 7 Que si algún bien hace, sin pensar ni querer lo hace; y al cabo viene a descubrir su malicia. 8 Maligno es el ojo del envidioso o avaro; él vuelve su cara al otro lado para no ver al pobre, y desprecia su misma alma. 9 No se sacia el ojo del avaro con una porción injusta de bienes; no se saciará hasta tanto que haya consumido y secado su vida.


10 El ojo maligno del avaro está siempre fijo en el mal; no se saciará de pan; se estará, sí, famélico y melancólico en la mesa. 11 Tú, hijo mío, disfruta aquello que tienes, y haz de ello ofrendas dignas a Dios. 12 Acuérdate de la muerte, la cual no tarda en llegar, y de la ley que se ha manifestado de ir al sepulcro; porque el morir es una ley de que nadie está exento.
13 Antes de morir haz bien a tu amigo, y alarga tu mano generoso hacia el pobre según tu posibilidad.


14 No te prives de las ventajas de un buen día que Dios te concede; y del buen don o bien que te da el Señor no dejes perder ninguna parte. 15 ¿No ves que has de dejar a otros el fruto de tus sudores y fatigas, y que por suerte se lo repartirán entre sí? 16 Da a los pobres, y toma para ti lo necesario, y santifica así tu alma. 17 Practica la justicia antes que mueras; porque en el sepulcro no hay que buscar sustento. 18 Se pudrirá ha toda la carne como el he-no, y como las hojas que brotan en la verde planta.


19 Una hojas nacen y otras se caen; así de las generaciones de carne y sangre, una fenece y otra nace. 20 Toda obra corruptible ha de perecer finalmente, y su artífice tendrá el mismo paradero que ella. 21 Mas todas las obras escogidas o justas serán aprobadas, y el que las hace, será por ellos glorificado. 22 Bienaventurado el hombre que es constante en la sabiduría y ejerce la misericordia, y considera en su mente a Dios que ve todas las cosas;


23 que va estudiando en su corazón los caminos de la sabiduría y entiende sus secretos, yendo en pos de ella como quien sigue su rastro, pisando siempre sus huellas; 24 que anhelando verla y oírla se pone a mirar por sus ventanas, y está escuchando en su puerta;
25 y reposa junto a la casa de ella, e hincando en sus paredes una estaca, asienta al lado su pequeño pabellón, dentro del cual tendrán perpetua morada todos los bienes; 26 bajo la protección de la sabiduría colocará a sus hijos, y morará debajo de sus ramas." 27 A la sombra de ella estará defendido del calor, y en su gloria reposará tranquilo."

Mt

Mc

Lc

Jn

Hech

Rom

1 Cor

2 Cor

Gál

Efes

Fil

Col

1 Tes

2 Tes

1 Tim

2 Tim

Tit

Filem

Heb

Sant

1 Ped

2 Ped

1 Jn

2 Jn

3 Jn

Judas

Apoc

 

Padre
Hijo
Espíritu Santo
Ángeles
Satanás
Comentario
Referencia
Ilustración
Atlas