Gen
Ex
Lev
Num
Deut
Jos
Jue
Rut
1 Sam
2 Sam
1 Re
2 Re
1 Cró
2 Cró
Esd
Neh
Tob
Jdt
Est
Job
Sal
Prov
Ecles
Cant
Sab
Sir
Isa
Jer
Lam
Bar
Ezeq
Dan
Os
Joel
Amós
Abd
Jon
Miq
Nah
Hab
Sof
Ag
Zac
Mal
1 Mac
2 Mac
HABIENDO Jesús entrado en Jericó , atravesaba por la ciudad. 2 Y he aquí que un hombre rico llamado Zaqueo, principal entre los publicanos, 3 hacía diligencias para conocer a Jesús de vista; y no pudiendo a causa del gentío, por ser de muy pequeña estatura, 4 se adelantó corriendo, y se subió sobre una higuera silvestre para verle; porque había de pasar por allí. 5 Llegado que hubo Jesús a aquel lugar, alzando los ojos le vio, y le dijo: Zaqueo, baja luego; porque conviene que yo me hospede hoy en tu casa. 6 El bajó a toda prisa, y le recibió gozoso. 7 Todo el mundo al ver esto, murmuraba diciendo que se había ido a hospedar en casa de un hombre de mala vida. 8 Mas Zaqueo, puesto en presencia del Señor, le dijo: Señor, desde ahora doy yo la mitad de mis bienes a los pobres; y si he defraudado en algo a alguno, le voy a restituir cuatro tantos más. 9 Jesús le respondió: Ciertamente que el día de hoy ha sido día de salvación para esta casa; pues que también éste es hijo de Abrahán. 10 Porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que había perecido.

Loading...


11 Mientras escuchaban estas cosas los presentes, añadió una parábola, atento a que se hallaba vecino a Jerusalén , y las gentes creían que luego se había de manifestar el reino de Dios. 12 Dijo, pues: Un hombre de ilustre nacimiento se marchó a una región remota para recibir el reino, y volver con ella.

Loading...


13 Con este motivo, convocados diez de sus criados, les dio diez minas o marcos de plata, diciéndoles: Negociad con ellas hasta mi vuelta. 14 Es de saber que sus naturales le aborrecían; y así despacharon tras de él embajadores, diciendo: No queremos a ése por nuestro rey. 15 Pero habiendo vuelto, recibido el reino, mandó luego llamar a los criados, a quienes había dado su dinero, para informarse de lo que había negociado cada uno. 16 Vino, pues, el primero, y dijo: Señor, tu marco ha rendido diez marcos. 17 Le respondió: Bien está, buen criado, ya que en esto poco has sido fiel, tendrás mando sobre diez ciudades. 18 Llegó el segundo, y dijo: Señor, tu marco ha dado de ganancia cinco marcos. 19 Dijo asimismo a éste: Tú tendrás también el gobierno de cinco ciudades. 20 Vino otro, y dijo: Señor, aquí tienes tu marco de plata, el cual he guardado envuelto en un pañuelo; 21 porque tuve miedo de ti por cuanto eres hombre de un natural austero; tomas lo que no has depositado, y siegas lo que no has sembrado. 22 Le dijo el amo: ¡Oh mal siervo!, por tu propia boca te condeno; sabías que yo soy un hombre duro y austero, que me llevo lo que no deposité y siego lo que no he sembrado; 23 ¿pues cómo no pusiste mi dinero en el banco, para que yo volviendo lo recobrase con los intereses? 24 Por lo que dijo a los asistentes: Quitadle el marco, y dádselo al que tiene diez marcos.
25 Le replicaron: Señor, que tiene ya diez marcos. 26 Yo os declaro que a todo aquel que tiene, se le dará, y se hará rico; pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará.

Loading...


27 Pero en orden a aquellos enemigos míos, que no me han querido por rey, conducidlos acá, y quitadles la vida en mi presencia. 28 Después de haber dicho Jesús estas cosas, prosiguió su viaje a Jerusalén , e iba él delante de todos. 29 Y estando cerca de Betfage y de Betania, junto al monte llamado de los Olivos, despachó a dos de sus discípulos,

Loading...


30 diciéndoles: Id a esa aldea de enfrente, donde al entrar hallaréis un burrito atado, en que ningún hombre ha montado jamás; desatadlo, y traedlo. 31 Que si alguno os preguntare: ¿Por qué lo desatáis?, le diréis así: Porque el Señor lo necesita. 32 Fueron, pues, los enviados; y hallaron el burro de la misma manera que les había dicho. 33 Al desatarlo, les dijeron los dueños de él: ¿Por qué desatáis ese burro? 34 A lo que respondieron ellos: Porque lo necesita el Señor. 35 Lo condujeron, pues, a Jesús , y echando las ropas de ellos sobre el burro, lo hicieron montar en él.

Loading...


36 Mientras iba Jesús pasando, tendían sus vestidos por el camino.
37 Pero estando ya cercano a la bajada del monte de los Olivos, todos los discípulos en gran número, transportados de gozo, comenzaron a alabar a Dios en alta voz por todos los prodigios que habían visto, 38 diciendo: ¡Bendito sea el rey que viene en nombre del Señor; paz en el cielo y gloria en lo más alto de los cielos!

Loading...


39 Con esto algunos de los fariseos, que iban entre la gente, le dijeron: Maestro, reprende a tus discípulos. 40 Les respondió él: En verdad os digo, que si éstos callan, las mismas piedras darán voces. 41 Al llegar cerca de Jerusalén , poniéndose a mirar esta ciudad, derramó lágrimas sobre ella, diciendo: 42 ¡Ah! si conocieses también tú, por lo menos este día que se te ha dado, lo que puede atraerte la paz; mas ahora está todo ello oculto a tus ojos. 43 La lástima es que vendrán unos días sobre ti, en que tus enemigos te circunvalarán, y te rodearán, y te estrecharán por todas partes, 44 y te arrasarán, con los hijos tuyos, que tendrás encerrados dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra; por cuanto has desconocido el tiempo en que Dios te ha visitado.

Loading...


45 Y habiendo entrado en el templo, comenzó a echar fuera a los que vendían y compraban en él,

Loading...


46 diciéndoles: Escrito está: Mi casa es casa de oración; mas vosotros la tenéis hecha una cueva de ladrones.

Loading...


47 Y enseñaba todos los días en el templo. Pero los príncipes de los sacerdotes, y los escribas, y los principales del pueblo buscaban cómo quitarle del mundo. 48 Y no hallaban medio de obrar contra él; porque todo el pueblo estaba con la boca abierta escuchándole.

Mt

Mc

Lc

Jn

Hech

Rom

1 Cor

2 Cor

Gál

Efes

Fil

Col

1 Tes

2 Tes

1 Tim

2 Tim

Tit

Filem

Heb

Sant

1 Ped

2 Ped

1 Jn

2 Jn

3 Jn

Judas

Apoc

 

Padre
Hijo
Espíritu Santo
Ángeles
Satanás
Comentario
Referencia
Ilustración
Atlas