Sagrada Biblia (Torres Amat)

Tobías Capítulo 9

ENTONCES Tobías llamó aparte al ángel, a quien tenía él por un hombre, y le dijo: Hermano mío Azarías, te pido que oigas mis razones. 2 Aun cuando yo me diese a ti por esclavo, no podría pagar tus buenos oficios. 3 Esto, no obstante, te suplico que tomando caballerías y criados vayas a Ragés, ciudad de los medos, a encontrar a Gabelo; y le devuelvas su recibo cobrando de él el dinero, y lo convides a venir a mis bodas. 4 Porque bien sabes tú que mi padre está contando los días uno por uno, y si tardo un día más, tendré en continua aflicción su alma. 5 Ves asimismo cómo me ha hecho jurar Raguel, cuyo juramento no puedo yo menospreciar. 6 Entonces Rafael tomando cuatro criados de Raguel y dos camellos, pasó a Ragés, ciudad de los medos, y hallando a Gabelo, le volvió su recibo cobrando de él todo su dinero. 7 Y le contó todo lo que había sucedido con Tobías, hijo de Tobías; y lo hizo venir consigo a las bodas. 8 Al llegar a casa de Raguel, encontró a Tobías sentado a la mesa, el cual levantándose al punto de ella, se besaron mutuamente, y lloró Gabelo, y alabó a Dios, 9 y dijo: Bendígate el Dios de Israel, pues eres hijo de un hombre de bien, justo, y temeroso de Dios, y limosnero. 10 Que su bendición se extienda sobre tu esposa y sobre vuestros padres; 11 y que veáis a vuestros hijos y a los hijos de vuestros hijos hasta la tercera y cuarta generación, y sea vuestra descendencia bendita del Dios de Israel, el cual reina por los siglos de los siglos. 12 Y habiendo todos respondido amén, amén, se pusieron a la mesa, y celebraron también con santo temor de Dios el convite de las bodas.

Padre
Hijo
Espíritu Santo
Ángeles
Satanás
Comentario
Referencia
Ilustración
Atlas