Gen
Ex
Lev
Num
Deut
Jos
Jue
Rut
1 Sam
2 Sam
1 Re
2 Re
1 Cró
2 Cró
Esd
Neh
Tob
Jdt
Est
Job
Sal
Prov
Ecles
Cant
Sab
Sir
Isa
Jer
Lam
Bar
Ezeq
Dan
Os
Joel
Amós
Abd
Jon
Miq
Nah
Hab
Sof
Ag
Zac
Mal
1 Mac
2 Mac
DESPUÉS de esto, un día festivo del Señor, en que estaba dispuesta una buena comida en casa de Tobías, 2 dijo éste a su hijo: Anda y tráete acá algunos de nuestra tribu, temerosos de Dios, para que coman con nosotros. 3 Habiendo él ido, le contó a la vuelta cómo uno de los hijos de Israel, que había sido degollado, estaba tendido en la plaza. Y al instante, levantándose de la mesa, dejada la comida, corrió, antes de probar bocado, donde estaba el cadáver; 4 y cargando con él, lo llevó secretamente a su casa, para darle sepultura a escondidas, después de puesto el sol. 5 Ocultado el cadáver, se puso a comer llorando y temblando, 6 al acordarse de aquellas palabras que dijo el Señor por el profeta Amós: Vuestros días festivos se convertirán en lamentos y lloros.


7 Puesto ya el sol, fue y le dio sepultura. 8 Lo reprendían todos sus parientes, diciendo: Ya por esta causa se dio la orden de quitarte la vida, y a duras penas escapaste de la sentencia de muerte; ¿y vas nuevamente a enterrar los cadáveres? 9 Pero Tobías, temiendo más a Dios que al rey, robaba los cadáveres de los que habían sido muertos, y escondíalos en su casa, y a media noche los enterraba.


10 Sucedió, pues, que un día volviendo a su casa fatigado de enterrar, se echó junto a la pared, y se quedó dormido; 11 y estando durmiendo, le cayó de un nido de golondrinas estiércol caliente sobre los ojos, de que cegó. 12 Mas el Señor permitió que le sobreviniese esta prueba o aflicción, con el fin de dar a los venideros un ejemplo de paciencia, semejante al de Job.
13 Porque, en efecto, como desde su niñez vivió siempre en temor de Dios, y guardó sus mandamientos, no se quejó contra Dios por la desgracia de la ceguera que le envió; 14 sino que permaneció firme en el temor de Dios, dándole gracias todos los días de su vida. 15 Y al modo que los reyes o poderosos insultaban al paciente Job, así a Tobías le zaherían su modo de vivir los parientes y deudos, diciendo: 16 ¿Dónde está tu esperanza, por la cual hacías limosnas y entierros? 17 Tobías los reprendía, diciendo: No habléis de esa manera; 18 puesto que nosotros somos los hijos de los santos patriarcas, y esperamos aquella vida que ha de dar Dios a los que siempre conservan en él su fe. 19 Entretanto Ana, su mujer, iba todos los días a tejer, y traía el sustento que podía ganar con el trabajo de sus manos. 20 Y así fue que recibiendo un cabrito de leche, lo trajo a su casa, 21 cuyo balido, como lo oyese su marido, dijo: Mirad que no sea acaso hurtado: restituidlo a sus dueños porque no nos es lícito comer, ni tocar cosa robada.


22 A lo que su mujer, irritada, respondió: Bien claro es que ha salido vana tu esperanza, y ahora se ve el fruto de tus limosnas.


23 Y con estas y semejantes palabras lo zahería."

Mt

Mc

Lc

Jn

Hech

Rom

1 Cor

2 Cor

Gál

Efes

Fil

Col

1 Tes

2 Tes

1 Tim

2 Tim

Tit

Filem

Heb

Sant

1 Ped

2 Ped

1 Jn

2 Jn

3 Jn

Judas

Apoc

 

Padre
Hijo
Espíritu Santo
Ángeles
Satanás
Comentario
Referencia
Ilustración
Atlas