Sagrada Biblia (Torres Amat)

Tobías Capítulo 10

MAS como se detuviese Tobías, por razón de las bodas, estaba su padre Tobías con cuidado, y decía: ¿Cuál será el motivo de la tardanza de mi hijo, o por qué se habrá detenido allí? 2 ¿Si hubiera muerto tal vez Gabelo, y no hay quién le devuelva el dinero? 3 Con esto empezó a afligirse sobremanera, tanto él como su mujer Ana. Y ambos comenzaron a llorar, visto que su hijo no volvía al tiempo señalado. 4 Sobre todo su madre, inconsolable, lloraba amargamente, y decía: ¡Ay de mí; ay hijo mío! ¿Para qué te hemos enviado a lejanas tierras, lumbrera de nuestros ojos, báculo de nuestra vejez, consuelo de nuestra vida, esperanza de nuestra posteridad?

5 Teniendo en ti solo juntas todas las cosas, no debíamos alejarte de nosotros. 6 Tobías le decía: Calla y no te inquietes, que nuestro hijo lo pasa bien; es muy fiel el varón aquel con quien le enviamos. 7 Mas ella no admitía consuelo alguno; antes saliendo cada día fuera miraba hacia todas partes, e iba recorriendo todos los caminos por donde se esperaba que podía volver; a fin de verle venir, si posible fuese desde lejos. 8 Entretanto Raguel decía a su yerno: Quédate aquí que yo enviaré a tu padre Tobías noticias de tu salud. 9 Pero Tobías le respondió: Yo sé que mi padre y mi madre están ahora contando los días, y que está su espíritu en continua tortura. 10 Y después de haber hecho Raguel repetidas instancias a Tobías, no queriendo éste condescender de ningún modo a sus ruegos, le entregó su hija Sara, con la mitad de la hacienda en esclavos y esclavas, en ganados, en camellos, y en vacas, y en una gran cantidad de dinero; y lo dejó ir de su casa sano y gozoso, 11 diciendo: El santo ángel del Señor os guíe en vuestro viaje, y os conduzca sanos y salvos, y halléis en próspero estado a vuestros padres todas sus cosas, y puedan ver mis ojos, antes que muera, a vuestros hijos. 12 Dicho esto, abrazando los padres a su hija, la besaron y dejaron ir;

13 amonestándola que honrase a sus suegros, amase al marido, cuidase de su familia, gobernase la casa y se portase en un todo de un modo irreprensible.
Padre
Hijo
Espíritu Santo
Ángeles
Satanás
Comentario
Referencia
Ilustración
Atlas