Gen
Ex
Lev
Num
Deut
Jos
Jue
Rut
1 Sam
2 Sam
1 Re
2 Re
1 Cró
2 Cró
Esd
Neh
Tob
Jdt
Est
Job
Sal
Prov
Ecles
Cant
Sab
Sir
Isa
Jer
Lam
Bar
Ezeq
Dan
Os
Joel
Amós
Abd
Jon
Miq
Nah
Hab
Sof
Ag
Zac
Mal
1 Mac
2 Mac
MÁS vale un bocado de pan seco, con paz y alegría, que una casa en que hay pendencias, aunque esté llena de víctimas o viandas. 2 El siervo que tiene juicio será el que gobernará los hijos necios de su amo y repartirá entre los hermanos la herencia.


3 Como la plata se prueba en la fragua, y el oro en el crisol, así prueba el Señor los corazones con la tribulación. 4 El malvado se deja llevar de las sugestiones de lenguas inicuas, y el embustero da oídos o se atempera a los labios mentirosos. 5 Quien menosprecia al pobre, insulta a su Creador y el que se goza en la ruina de otro, no quedará impune.


6 Coronas son de los viejos los hijos de los hijos; y gloria de los hijos son las virtudes de sus padres. 7 No le está bien al necio el lenguaje sentencioso, ni al príncipe unos labios mentirosos. 8 Estimada es como perla la dádiva con ansia esperada; doquiera que el hombre ponga su mano, obrará con prudencia a fin de conseguirla. 9 Quien oculta las faltas ajenas, se concilia amistades; el que las cuenta y repite, desune a los que están unidos. 10 Más aprovecha una reprensión al prudente, que cien azotes al insensato. 11 El malvado anda siempre armando rebeliones; pero el ángel cruel será enviado contra él para castigarlo. 12 Mejor es encontrarse con una osa a quien robaron los hijos, que con un fatuo presumido en sus necesades.
13 Quien retorna mal por bien, jamás verá su casa libre de desgracias.


14 El que comienza la pendencia, es como el que suelta el dique de las aguas; y si es prudente, que se retire de la querella antes de ser afrentado. 15 Quien absuelve al impío y quien condena al justo, ambos son igualmente abominables a Dios.


16 ¿Qué le aprovecha al necio tener riquezas, no pudiendo con ellas comprar la sabiduría? Quien levanta muy alta su casa busca su ruina; y el que rehusa aprender caerá en desdicha. 17 Quien es amigo verdadero lo es en todo tiempo; y el hermano se conoce en los trances apurados. 18 El hombre necio palmotea y hace gala de haber salido por fiador de su amigo. 19 Amigo es de discordias el que hace nacer pleitos. Busca la ruina quien alza demasiado su portada. 20 Quien es de corazón perverso, nunca lo pasará bien; y experimentará desastres aquel que es doble de lengua. 21 Nacido parece el necio para ignominia suya; ni aún el mismo padre hallará gozo en el hijo insensato. 22 El ánimo alegre mantiene la edad florida; deseca los huesos la tristeza de espíritu.


23 El impío recibe regalos ocultamente, para pervertir los trámites de la justicia. 24 En el rostro del varón prudente brilla la sabiduría; los ojos de los insensatos andan vagantes por los cabos de la tierra.


25 El hijo insensato es la indignación del padre, y la amargura de la madre que lo engendró. 26 Cosa mala es ofender al justo y dañar al príncipe o juez que hace justicia. 27 El varón sabio y prudente mide sus palabras; y el hombre entendido es de ánimo reservado.


28 Aun el ignorante, si calla, será reputado por sabio; y pasará por entendido si no despliega sus labios.

Mt

Mc

Lc

Jn

Hech

Rom

1 Cor

2 Cor

Gál

Efes

Fil

Col

1 Tes

2 Tes

1 Tim

2 Tim

Tit

Filem

Heb

Sant

1 Ped

2 Ped

1 Jn

2 Jn

3 Jn

Judas

Apoc

 

Padre
Hijo
Espíritu Santo
Ángeles
Satanás
Comentario
Referencia
Ilustración
Atlas