Gen
Ex
Lev
Num
Deut
Jos
Jue
Rut
1 Sam
2 Sam
1 Re
2 Re
1 Cró
2 Cró
Esd
Neh
Tob
Jdt
Est
Job
Sal
Prov
Ecles
Cant
Sab
Sir
Isa
Jer
Lam
Bar
Ezeq
Dan
Os
Joel
Amós
Abd
Jon
Miq
Nah
Hab
Sof
Ag
Zac
Mal
1 Mac
2 Mac
ENTONCES Judit dijo a todo el pueblo: Escuchadme, hermanos míos: Colgad esa cabeza en lo alto de nuestros muros; 2 y así que apunte el sol, tome cada uno sus armas, y salid con gran ruido, no para descender realmente abajo, sino aparentando que vais a acometerlos. 3 Al momento irán las avanzadas a despertar a su comandante para el combate. 4 Y cuando los capitanes corran al pabellón de Holofernes y hallen a éste sin cabeza, revolcado en su propia sangre, quedarán poseídos de pavor. 5 Vosotros, advirtiendo que huyen, corred a su alcance sin ningún temor, porque el Señor hará que los holléis con vuestros pies. 6 Entretanto Aquior viendo el prodigio que obró Dios a favor de Israel, abandonados los ritos gentílicos, creyó en Dios, y se circuncidó, y quedó incorporado en el pueblo de Israel, como lo está toda su descendencia hasta hoy día. 7 Así, pues, que amaneció, colgaron la cabeza de Holofernes en lo alto de los muros, y cogiendo cada cual sus armas, salieron fuera con gran estruendo y algazara. 8 Al ver esto las avanzadas, corrieron al pabellón de Holofernes. 9 Los que estaban allí de guardia acercándose a la puerta de la cámara, hacían ruido para despertarlo procurando adrede interrumpirle el sueño, a fin de que sin ser llamado, se despertase con el ruido. 10 Y es que nadie osaba abrir, ni llamar a la puerta de la cámara del caudillo de los asirios. 11 Pero habiéndose reunido allí los capitanes y tribunos, y todos los oficiales generales del ejército del rey de los asirios, dijeron a los camareros: 12 Entrad y despertadlo, porque han salido los ratones de sus agujeros, y tienen la osadía de provocarnos a batalla.
13 Entonces Vagao, entrando en la cámara, se paró delante de la cortina, y dio palmadas con sus manos, pues se imaginaba que Holofernes estaba durmiendo con Ju-dit. 14 Pero aplicando el oído y no percibiendo ni el más leve movimiento, cual suele hacer una persona dormida, se arrimó más a la cortina de la puerta, y alzándola, y viendo el cadáver de Holofernes sin cabeza, tendido en tierra y bañado en su propia sangre, prorrumpió en grandes gritos y lágrimas, y rasgó sus vestidos. 15 Y habiendo entrado en el alojamiento de Judit, no la encontró. Con esto salió corriendo fuera a la gente, 16 y dijo: Una mujer hebrea ha cubierto de afrenta la casa del rey Nabucodonosor; porque ahí tenéis a Holofernes tendido en tierra y sin cabeza. 17 Al oír esto los jefes del ejército de los asirios, todos rasgaron sus vestidos, y se apoderó de ellos un excesivo temor y templor, y una grandísima perturbación de ánimo. 18 Y se movió luego una gritería espantosa por todo el campamento.

Mt

Mc

Lc

Jn

Hech

Rom

1 Cor

2 Cor

Gál

Efes

Fil

Col

1 Tes

2 Tes

1 Tim

2 Tim

Tit

Filem

Heb

Sant

1 Ped

2 Ped

1 Jn

2 Jn

3 Jn

Judas

Apoc

 

Padre
Hijo
Espíritu Santo
Ángeles
Satanás
Comentario
Referencia
Ilustración
Atlas