Gen
Ex
Lev
Num
Deut
Jos
Jue
Rut
1 Sam
2 Sam
1 Re
2 Re
1 Cró
2 Cró
Esd
Neh
Tob
Jdt
Est
Job
Sal
Prov
Ecles
Cant
Sab
Sir
Isa
Jer
Lam
Bar
Ezeq
Dan
Os
Joel
Amós
Abd
Jon
Miq
Nah
Hab
Sof
Ag
Zac
Mal
1 Mac
2 Mac
LAS moscas muertas en el perfume, donde han caído, echan a perder su fragancia; del mismo modo que una pequeña y momentánea imprudencia es mengua de la sabiduría y de la gloria más brillante. 2 El corazón del sabio está siempre en su mano derecha para obrar rectamente; el cora-zón del insensato en su izquierda para obrar siniestramente. 3 Además el necio que va siguiendo su torcido camino, como él es un insensato, tiene por tales a todos los demás. 4 Si el espíritu del poderoso se alzare contra ti, no desampares tu puesto; porque tu vigilancia atajará pecados gravísimos. 5 Otro desorden hay, que vi debajo del sol, causado como por error del príncipe más que por malicia: 6 El tonto colocado en alta dignidad, y sentados en los puestos bajos de los ricos en prudencia y sabiduría. 7 Vi esclavos montados a caballo, y a príncipes andar a pie como si fuesen esclavos. 8 Quien abre un hoyo para que caiga el prójimo, en él caerá; y quien destruye o daña el vallado, mordido será de la serpiente.


9 El que transporta piedras se lastimará con ellas; y quien raja leña, herido quedará de ella. 10 Si el hierro se embota, y no corta ya como antes, sino que ha perdido los filos, no sin mucho trabajo se afilará; así la sabiduría vendrá tras la industria o el trabajo. 11 El detractor oculto, es semejante a la serpiente, que muerde sin hacer ruido. 12 Las palabras de la boca del sabio salen llenas de gracia; los labios del insensato lo precipitarán.
13 Sus primeras palabras son una necedad, y un error pernicioso el remate de su habla. 14 El tonto habla mucho. Ignora el hombre lo que pasó antes que naciese; y lo que sucederá después, ¿quién se lo podrá mostrar? 15 El fruto de las fatigas del necio será la aflicción; porque ni el camino sabe tan siquiera por dónde ir a la ciudad. 16 Desdichado de ti, oh país, cuyo rey es un niño que no sabe gobernar, y cuyos príncipes comen de mañana. 17 Dichosa es la tierra cuyo rey es noble, cuyos príncipes comen a su tiempo, para sustentarse y no para echarse en los deleites. 18 Por pereza en retejar se desplomará la techumbre, y por flojedad en obrar será toda la casa una gotera. 19 Se sirven aquéllos de los manjares y bebidas para reír y banquetear; pues todo obedece al dinero. 20 Tú no murmures al rey, ni aun por pensamiento, ni hables mal del rico en el interior de tu gabinete: porque las mismas aves del cielo llevarán tus palabras, y los pájaros publicarán cuanto has dicho.

Mt

Mc

Lc

Jn

Hech

Rom

1 Cor

2 Cor

Gál

Efes

Fil

Col

1 Tes

2 Tes

1 Tim

2 Tim

Tit

Filem

Heb

Sant

1 Ped

2 Ped

1 Jn

2 Jn

3 Jn

Judas

Apoc

 

Padre
Hijo
Espíritu Santo
Ángeles
Satanás
Comentario
Referencia
Ilustración
Atlas