Sagrada Biblia (Felix Torres Amat)

Daniel Capítulo 11

YO, pues, Gabriel, desde el primer año del reinado de Darío el medo, le asistía para que se fortificase y corroborase. 2 Y ahora te comunicaré yo la verdad. He aquí que aún habrá tres reyes en Persia, y el cuarto sobrepujará a todos los otros por sus inmensas riquezas; y cuando se haya enriquecido sobre todos, incitará a todas las gentes contra el reino de la Grecia. 3 Pero se levantará un rey poderoso, que extenderá muchísimo sus dominios, y hará cuanto quiera. 4 Y así que él estará en su auge, será deshecho su reino y repartido hacia los cuatro vientos del cielo; mas no entre sus descendientes, ni con el poder con que él dominó; porque a más de los cuatro dichos reinos, todavía será dividido entre otros príncipes extraños. 5 Y el rey del mediodía se hará poderoso; mas uno de los príncipes o capitanes de aquel rey poderoso podrá más que él, y será señor de muchas naciones, pues extenderá mucho su dominio. 6 Y al cabo de muchos años se confederarán; y la hija del rey del mediodía pasará a ser esposa del rey del norte para hacer las paces; pero ella no podrá detener la fuerza del brazo de su marido, ni subsistirá su estirpe; y será entregada a la muerte ella y los jóvenes que la habían acompañado y sostenido en aquel tiempo. 7 Sin embargo, se conservará un retoño de su misma estirpe, el cual vendrá con su ejército, y entrará en los estados del rey del norte, y los destruirá y se hará dueño de ellos. 8 Además se llevará prisioneros a Egipto sus dioses y simulacros, y los vasos preciosos de plata y oro. El triunfará sobre el rey del norte. 9 Y el rey del mediodía entrará a poseer el reino, y se volverá a su tierra. 10 Sin embargo, irritados los hijos de aquél reunirán grandes ejércitos, y vendrá rápidamente uno de ellos, a modo de una inundación; y volverá al año siguiente, y lleno de ardor entrará en combate contra las fuerzas de Egipto. 11 Y el rey del mediodía, provocado, saldrá y peleará contra el rey del norte, y pondrá en campaña un ejército sumamente formidable, y caerá mucha gente en su poder. 12 Y hará gran número de prisioneros, y se engreirá su corazón, y hará perecer a muchos millares, y con todo no prevalecerá.

13 Porque el rey del norte volverá a levantar un ejército mucho mayor que el primero: y al cabo de cierto número de años vendrá precisamente con un numeroso ejército y poder grande. 14 Y en aquellos tiempos se levantarán muchos contra el rey del mediodía; y también los hijos de los prevaricadores de tu pueblo se alzarán, de manera que se cumpla la visión, y perecerán.

15 Y vendrá el rey del norte, y formará terraplenes, y se apoderará de las ciudades más fortificadas, sin que puedan resistirle las fuerzas del rey del mediodía; y saldrán a oponérsele sus campeones, pero se hallarán sin fuerzas. 16 Y viniendo aquél sobre el rey del mediodía, hará cuanto quiera, sin que haya quien pueda resistirle y entrará en la tierra ilustre de la Judea, la cual será por él asolada. 17 Y dirigirá sus miras a venir a ocupar todo el reino de aquél, y tratará con él como de buena fe, y le dará su hija, la más hermosa de las mujeres, para arruinarle; pero no le saldrá bien, ni ella estará a favor suyo. 18 Y se dirigirá hacia las islas, y se apoderará de muchas de ellas; y hará parar al autor de su oprobio; mas al fin quedará él cubierto de confusión. 19 Y se volverá al imperio de su país, y allí hallará un tropiezo, y perecerá, sin que parezca más. 20 Y tendrá por sucesor un hombre vilísimo e indigno del honor de rey; pero en pocos días acabará su vida, y no en contienda ni en batalla. 21 En seguida ocupará su lugar un príncipe despreciable, y no se le tributará el honor debido a un rey; el cual vendrá secretamente, y con dolo se apoderará del reino. 22 Y quedarán deshechas y destruidas las fuerzas del que peleará contra él; y además el caudillo de la confederación. 23 Y después de hacer amistad con él, usando de dolo, subirá a Egipto y triunfará sobre él con un pequeño ejército. 24 Y se apoderará de las ciudades abundantes, y llenas de riquezas; cosa que no pudieron hacer nunca todos sus antepasados, saqueará y arrebatará, y disipará sus riquezas, e irá trazando sus designios contra los más fuertes; y esto hasta cierto tiempo.

25 Y se verá instigado de su mismo poder y coraje a salir contra el rey del mediodía con un gran ejército; y el rey del mediodía se animará a la guerra, mediante las muchas y fuertes tropas auxiliares; mas no le valdrán, porque tramarán designios contra él. 26 Y aquellos mismos que comían en su mesa serán la ruina suya, y quedará derrotado su ejército, siendo muchísimos los muertos. 27 Los mismos dos reyes no pensarán en otra cosa que en hacerse daño; y comiendo en una misma mesa, se hallarán con dolo; mas ninguno llegará a conseguir sus intentos, porque el plazo es para otro tiempo. 28 Aquél regresará a su tierra con muchas riquezas, y su corazón estará siempre contra el testamento santo de Dios, y obrará contra Jerusalén , y se volverá a su tierra. 29 Al tiempo prefijado volverá y vendrá al mediodía; mas esta última expedición no saldrá como la primera. 30 Porque vendrán sobre él las naves de los romanos; y quedará consternado, y se volverá, y se encenderá su saña contra el testamento santo, y la explayará; y se irá, y pondrá su pensamiento en aquellos que abandonaron el testamento santo.

31 Y los brazos de los prevaricadores estarán de su parte, y contaminarán el santuario de la fortaleza, y quitarán el sacrificio perenne, y sustituirán la abominación de la desolación. 32 Y los prevaricadores del testamento usarán de fraudulento disimulo; mas el pueblo, el cual reconoce a su Dios, se mantendrá firme, y obrará según la ley. 33 Y los sabios del pueblo iluminarán a mucha gente, haciéndose víctima de la espada, del fuego, del cautiverio y de la rapiña o saqueo, que durará muchos días. 34 Y en medio de su opresión tendrán un pequeño socorro, y muchos se agregarán a ellos fraudulentamente. 35 Y perecerán varios de los sabios, para que sean acrisolados, y purificados, y blanqueados hasta el tiempo señalado; porque aún quedará otro plazo. 36 Y hará el rey cuanto quiera, y se levantará soberbio e insolente contra todos los dioses; y hablará con arrogancia contra el Dios de los dioses, y todo le saldrá bien, hasta tanto que se despliegue la cólera de Dios, porque así está decretado.

37 Y no tendrá respeto al Dios de sus padres, y será dominado de las pasiones, y no hará caso alguno de los dioses, pues se creerá superior a todo. 38 Mas tributará culto al dios Moozim en el lugar de su residencia; y a este dios desconocido de sus padres lo honrará con presentes de oro, de plata, de piedras preciosas y con alhajas de gran valor. 39 Y pondrá por tutelar de las fortalezas a un dios extranjero; y a los que a éste lo reconozcan por su dios, él los colmará de honores, y les dará autoridad sobre muchos, y les repartirá gratuitamente la tierra. 40 Y en el tiempo prefijado le hará la guerra el rey del mediodía; y el rey del norte, a manera de una tempestad, se dejará caer sobre él con carros armados, y tropas de caballería, y con una gran armada, y entrará en sus provincias, y las talará y pasará adelante. 41 Y entrará en la tierra gloriosa o en la Judea, y serán destruidas muchas gentes; y solamente se librarán de sus manos Edom y Moab, y las fronteras de los hijos de Amón. 42 Y se apropiará las provincias, y no escapará de sus manos el país de Egipto. 43 Asimismo se hará dueño de los tesoros de oro, y de plata, y de todas las preciosidades de Egipto, y pasará también por Libia y Etiopía. 44 Y le conturbarán unos rumores que vendrán del oriente y del norte, y partirá con un numeroso ejército para asolar y hacer una horrorosa carnicería. 45 Y sentará su real pabellón entre los mares, sobre el santo monte, y subirá hasta su cumbre; pero después perecerá, y nadie le dará socorro.
Padre
Hijo
Espíritu Santo
Ángeles
Satanás
Comentario
Referencia
Ilustración
Atlas