Gen
Ex
Lev
Num
Deut
Jos
Jue
Rut
1 Sam
2 Sam
1 Re
2 Re
1 Cró
2 Cró
Esd
Neh
Tob
Jdt
Est
Job
Sal
Prov
Ecles
Cant
Sab
Sir
Isa
Jer
Lam
Bar
Ezeq
Dan
Os
Joel
Amós
Abd
Jon
Miq
Nah
Hab
Sof
Ag
Zac
Mal
1 Mac
2 Mac
ESTAS son las leyes judiciales que les has de proponer: 2 Si comprares un esclavo hebreo, seis años te servirá; al séptimo saldrá libre, sin pagar nada.

Loading...


3 Cual era el vestido con que entró, tal ha de ser aquél con que saldrá. Si tenía mujer, la mujer también saldrá con él. 4 Mas si su señor le hubiere dado mujer no hebrea, y le hubiere parido hijos e hijas, la mujer y sus hijos serán de su señor; y él saldrá con su vestido. 5 Que si el esclavo dijere: Yo amo a mi señor y a mi mujer e hijos, no quiero recobrar mi libertad, 6 el dueño le presentará ante los dioses, esto es, a los jueces, y arrimándole a los postes de la puerta de su casa, le perforará la oreja con una lezna, y quedará esclavo suyo para siempre. 7 Si alguno vendiere su hija para esclava, no saldrá como suelen salir las otras esclavas. 8 Si desagradare a los ojos de su dueño, a quien fue entregada, la despedirá; mas no tendrá facultad de venderla a otra gente o familia, si él la despreció. 9 Pero si la desposare con su hijo, le dará el trato propio de las hijas. 10 Mas si casa su hijo con otra, dará marido a la muchacha y vestidos, y no la defraudará del precio debido a su perdida virginidad. 11 Si no hiciera estas tres cosas, saldrá libre, sin pagar nada. 12 Quien hiriere a un hombre, matándole voluntariamente, muera sin remisión.

Loading...


13 Que si no lo hizo adrede, sino que Dios dispuso que casualmente cayese en sus manos, yo te señalaré un lugar en que podrá refugiarse.

Loading...


14 Al que de caso pensado y a traición matare a su prójimo, le arrancarás hasta de mi altar, para que muera. 15 Quien hiriere a su padre o madre, muera sin remedio. 16 El que hubiere robado un hombre y le vendiere, convencido del delito, muera irremisiblemente. 17 El que maldijere a su padre o madre, sea sin remisión castigado de muerte.

Loading...


18 Si riñeren entre sí dos hombres, y el uno hiriere a su prójimo con piedra o con el puño, y éste no muriere, pero tuviere que guardar cama; 19 si después se levantare y anduviere por fuera apoyado sobre su bastón, quedará el percusor exento de la pena de muerte; pero con la obligación de resarcirle sus jornales perdidos y los gastos de la curación. 20 Quien hiriere a palos a su esclavo o esclava, si murieren entre sus manos, será reo de crimen. 21 Mas si sobrevivieren uno o dos días, no estará sujeto a pena, porque es de su propiedad. 22 Si armando pendencia algunos hombres, uno de ellos hiriere a una mujer preñada, y ésta abortase, pero no muriese, resarcirá el daño, según lo que pidiere el marido de la mujer y juzgaren los árbitros. 23 Pero si siguiese la muerte de ella, pagará vida por vida, 24 y en general se pagará ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie,

Loading...


25 quemadura por quemadura, herida por herida, golpe por golpe. 26 Si alguno hiriere en el ojo a su esclavo o esclava y los dejare tuertos, les dará libertad por causa del ojo que les sacó. 27 Del mismo modo si hiciere saltar un diente al esclavo o esclava, los dejará ir libres. 28 Si un buey acorneare a un hombre o a una mujer y resultare la muerte de éstos, será el buey muerto a pedradas, y no se comerán sus carnes; mas el dueño del buey quedará absuelto. 29 Pero si el buey acorneaba de tiempo atrás, y requerido por ello su dueño, no le tuvo encerrado, y matare a hombre o a mujer; no sólo el buey será apedreado, sino también muerto su dueño. 30 Si los jueces le imponen solamente una multa, dará en rescate de su vida cuanto le fuere mandado. 31 Si acornease a un muchacho o muchacha, estará sujeto a la misma sentencia. 32 Si acometiere a un esclavo o esclava, dará treinta siclos de plata al amo de ellos, y el buey morirá apedreado. 33 Si alguno destapa un pozo o le abre de nuevo, y no lo cubre, y viniere a caer en él un buey o un asno, 34 pagará el dueño del pozo el precio de las bestias, mas el animal muerto será suyo. 35 Si el buey de alguno hiriere al buey de otro y éste muriere, venderán el buey vivo y partirán su precio, y la carne del muerto la repartirán entre sí. 36 Pero si el dueño sabía ya que de tiempo atrás el buey acometía y no le encerró, restituirá buey por buey, y será suyo todo entero el buey muerto.

Mt

Mc

Lc

Jn

Hech

Rom

1 Cor

2 Cor

Gál

Efes

Fil

Col

1 Tes

2 Tes

1 Tim

2 Tim

Tit

Filem

Heb

Sant

1 Ped

2 Ped

1 Jn

2 Jn

3 Jn

Judas

Apoc

 

Padre
Hijo
Espíritu Santo
Ángeles
Satanás
Comentario
Referencia
Ilustración
Atlas